Digitalizaci贸n de la justicia, inteligencia artificial y proceso laboral

Digitalizaci贸n de la justicia, inteligencia artificial y proceso laboral

Comparte este post

1.- El paso del siglo XX al XXI vino acompa帽ado de una pluralidad de modificaciones tecnol贸gicas que han tenido una enorme repercusi贸n en el modo de administrar justicia. Ello explica que uno de los grandes debates abiertos en la actualidad sobre los modelos procesales gire alrededor de la modernizaci贸n de la justicia y de los procedimientos judiciales a efectos de incorporar tales avances. Espa帽a no constituye una excepci贸n a esta tendencia. Esta modernizaci贸n de la justicia conecta con la aspiraci贸n a lograr el cumplimiento del derecho a un proceso p煤blico sin dilaciones indebidas y con todas las garant铆as, donde la digitalizaci贸n se configurar铆a como un instrumento h谩bil, en principio, para alcanzar dicho objetivo.

2.- La verdad es que los avances experimentados en nuestro ordenamiento desde las t铆midas previsiones contenidas en la redacci贸n original del art. 230 LOPJ hasta nuestros d铆as son m谩s que notables. El 煤ltimo movimiento viene constituido por la aprobaci贸n del RDL 6/2023, de 19 de diciembre, cuyo libro primero constituye una suerte de s铆ntesis de dos proyectos de ley que estaban en tramitaci贸n antes de la disoluci贸n de las Cortes Generales en mayo de 2023: el de eficiencia procesal y el de eficiencia digital. Algunos de los cambios relacionados con la eficiencia procesal ya han sido objeto de tratamiento en este foro de manera brillante por los profesores Goerlich (la reforma del art. 97.3 LRJS) y G贸mez Abelleira (acumulaci贸n, procedimiento testigo, extensi贸n de efectos鈥); otros todav铆a no lo han sido, como sucede con los vinculados a la eficiencia digital, la cual se aborda en el 煤ltimo de los debates de la revista LABOS, donde he tenido el privilegio de participar junto al prof. Tasc贸n.

3.- La incidencia de la reforma procesal en el impulso de la digitalizaci贸n de la administraci贸n de justicia resulta evidente, seg煤n se aprecia en distintos aspectos como la presentaci贸n de escritos y documentos, la realizaci贸n de los actos de comunicaci贸n (en particular, en lo relativo al primer escrito al demandado), el EJE, la documentaci贸n de las actuaciones o el notorio impulso al uso de las videoconferencias para la realizaci贸n de los diferentes actos procesales, incluidas las vistas, por medio sobre todo del nuevo art. 129 bis LEC, pero no solo. La trascendencia pr谩ctica de estos cambios ya se ha constatado en la labor judicial. As铆 lo evidencia la SAN de 5 de febrero de 2024, , donde se rechaza la presentaci贸n de la documentaci贸n por parte del abogado en el acto del juicio en soporte papel sobre la base de los arts. 41 y ss. del RDL 6/2023.

4.- No me quiero detener ahora en este conjunto de cambios, pero s铆 subrayar que todas estas manifestaciones de la digitalizaci贸n se han visto coadyuvadas en su expansi贸n por el desarrollo de la inteligencia artificial. Las utilidades, reales y/o potenciales, que 茅sta presenta en el 谩mbito jur铆dico son muy numerosas y variadas, tanto, que hasta su presencia con frecuencia nos pasa 芦desapercibida禄. Este conjunto de utilidades se mueve por tres senderos funcionales un tanto diversos. En primer lugar, estar铆an toda una serie de funciones de corte instrumental, donde aqu茅lla puede facilitar la tramitaci贸n procesal mediante la automatizaci贸n de distintas actuaciones. Un segundo nivel vendr铆a constituido por todos aquellos usos que, gracias al tratamiento de datos, brindan una 芦asistencia禄 en t茅rminos predictivos o propositivos a los operadores jur铆dicos, singularmente, a los abogados, a los graduados sociales y a los titulares de los 贸rganos jurisdiccionales. El tercer estadio vendr铆a conformado por el recurso a la IA con un papel mucho m谩s incisivo, atribuy茅ndole un rol decisional y, en cierto modo, sustitutivo del 贸rgano jurisdiccional.

5.- Todo ello explica el grado de atenci贸n creciente dispensado a la materia por parte de la doctrina procesal, donde uno de los aspectos m谩s pol茅micos surge al hilo de la aceptaci贸n del llamado 芦juez robot禄. En este punto, por supuesto, se encuentra la discusi贸n relativa a la aptitud decisoria de la IA al cuestionarse su capacidad para razonar o motivar las decisiones. En todo caso, al margen de esta cuesti贸n, la cual presenta un notable cariz t茅cnico y evidentes connotaciones a tratar desde la filosof铆a del derecho, a mi juicio, desde la perspectiva jur铆dico-procesal, las dudas m谩s acuciantes son otras.

6.- En efecto, en mi opini贸n, el mayor problema estriba en la propia admisibilidad de la utilizaci贸n de estos mecanismos computacionales en la toma de decisiones, pues resulta discutible que ello respete la conformaci贸n constitucional del poder judicial, as铆 como los principios del proceso y del procedimiento.

6.1.- Por lo que respecta a la primera perspectiva apuntada, no puede perderse de vista que el art. 117 CE atribuye la funci贸n jurisdiccional exclusivamente a los Juzgados y Tribunales determinados por las leyes; y que un atributo que acompa帽a de forma necesaria a estos es el de su independencia, su imparcialidad y su responsabilidad. As铆 las cosas, el art. 117 CE act煤a como un impedimento insalvable pues la inteligencia artificial carece de la imprescindible legitimidad democr谩tica que concurre en los jueces y magistrados. Asimismo, la asunci贸n de funciones decisorias por parte de estos sistemas resulta dif铆cilmente compatible con los requerimientos de independencia, imparcialidad y responsabilidad que impone dicho precepto, aunque pudiese parecer lo contrario (NIEVA FENOLL, BARONA O G脫MEZ COLOMER).

6.2. La otra perspectiva problem谩tica es la del respeto a los principios del proceso y del procedimiento, donde las principales dudas han surgido en relaci贸n con los eventuales ataques al principio de contradicci贸n o audiencia, en su vertiente de derecho de defensa, y el mantenimiento o abandono de la oralidad y sus principios consecuencia. En relaci贸n con el primero, el principio implica, entre otras, el reconocimiento del derecho de acceso a todos los materiales de hecho y de derecho que puedan influir en la decisi贸n judicial, con el claro objetivo de poder ejercitar el derecho de defensa. Pues bien, el hermetismo existente alrededor de los algoritmos empleados en la puesta en marcha de este tipo de sistemas computacionales genera la dif铆cil aceptaci贸n de su uso sin comprometer el derecho se帽alado. En cuanto al segundo, la doctrina ha destacado que el entorno virtual se desarrolla mejor con la escritura, pues facilita la labor de la m谩quina. Ello podr铆a hacer evolucionar el proceso laboral hasta ahora conocido en el que impera la oralidad -y, con ella, la inmediaci贸n, concentraci贸n, celeridad y publicidad- hacia un universo completamente distinto en el que reinase la escritura, as铆 como sus principios consecuencia -mediaci贸n, dispersi贸n, preclusi贸n y secreto-. Sin embargo, yo no creo que este panorama constituya una consecuencia inevitable de la incorporaci贸n de la IA, pues cabe imaginar aplicaciones en las que la oralidad siga teniendo un rol prevalente, con independencia de que para ciertos aspectos puedan apoyarse en la escritura. Por lo dem谩s, un cambio que fuese m谩s lejos, tambi茅n exigir铆a una modificaci贸n constitucional, dada la relevancia que el art. 120 CE asigna a la oralidad.

7.- En este contexto, las previsiones presentes en el RDL 6/2023 sobre estas cuestiones son mucho m谩s comedidas y contenidas de lo que pudiera imaginarse. Y es que, no se trata -o, al menos, no en este momento- de la sustituci贸n del juez por una IA, pero s铆 de su incorporaci贸n con distintos grados posibles.

As铆, la reforma piensa en una inteligencia artificial que pueda proporcionar al juez una evaluaci贸n previa, facilitar la toma de decisiones o, incluso, ayudar en la adopci贸n de las mismas, seg煤n se aprecia en la regulaci贸n contenida en los arts. 56 a 58, relativas a lo que denomina 芦actuaciones automatizadas, proactivas y asistidas禄, que se regulan en los arts. 56 y ss. Por lo dem谩s, en todas estas actuaciones (sean automatizadas, proactivas o asistidas), el art. 58 del RDL impone, como garant铆a clave, la necesidad de que los criterios de decisi贸n empleados sean p煤blicos y objetivos.

En cambio, un aspecto que no se aborda es el relativo a la actuaci贸n que debe desarrollar el titular del 贸rgano jurisdiccional cuando se aparta de la propuesta proporcionada por la IA, lo que abre un interesante espacio para la reflexi贸n futura: 驴se le exigir谩 un plus argumental que justifique esa separaci贸n?; 驴constituir谩 un motivo para formular un eventual recurso?; 驴o simplemente favorecer谩 un mayor esfuerzo por parte de los responsables de impartir justicia sabedores de que su soluci贸n es diferente de la propuesta por el programa? El tiempo nos sacar谩 de dudas; o nos las incrementar谩.

驴Qu茅 opinas? 隆Deja tus comentarios!

Este es un blog para la difusi贸n de resultados de investigaci贸n y el an谩lisis jur铆dico de car谩cter general. Por ello, no se publicar谩n consultas particulares, que requieren la asistencia de un profesional que analice su caso concreto.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electr贸nico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para m谩s informaci贸n, revisa nuestra pol铆tica de privacidad, donde encontrar谩s m谩s informaci贸n sobre d贸nde, c贸mo y por qu茅 almacenamos tus datos.

Lee m谩s

Suscr铆bete a nuestro blog

y recibe en tu correo nuestras entradas

Tambi茅n en nuestro blog...

Office table

Contacta
con nosotros

Licencia

El contenido de este blog se publica bajo una聽Reconocimiento-CompartirIgual 4.0聽. Esto significa que puedes reutilizar nuestros contenidos siempre que reconozcas la autor铆a, enlaces al blog original y no hagas un uso comercial sin autorizaci贸n previa, expresa y por escrito del autor.