La regulaci贸n de la inteligencia artificial en el trabajo de guionistas de cine, televisi贸n, teatro

La regulaci贸n de la inteligencia artificial en el trabajo de guionistas de cine, televisi贸n, teatro

Comparte este post

Hace unos d铆as se dio a conocer el preacuerdo que modifica el Acuerdo de 2020 sobre relaciones de empleo y condiciones de prestaci贸n de servicios de los guionistas de teatro, cine y televisi贸n en los Estados Unidos de Am茅rica, suscrito entre las asociaciones representativas de guionistas (Writers Guild of America) y las entidades representativas de cientos de compa帽铆as de producci贸n audiovisual, con el que se pone fin a una larga huelga. Al margen de su contenido econ贸mico, que incluye sustanciales mejoras en la remuneraci贸n de los guionistas, especialmente ligadas a la riqueza que crean las plataformas de streaming, me interesa destacar la regulaci贸n que contiene acerca de la inteligencia artificial (IA) y, m谩s en concreto, de la inteligencia artificial generativa (IAG).

La IAG es la modalidad de IA capaz de crear contenido 鈥渘uevo鈥 (texto, im谩genes, etc.), entendiendo por nuevo lo que no puede calificarse de plagio conforme a los c谩nones que hemos venido aplicando al respecto. Esta tecnolog铆a provoca que surjan numerosos riesgos, siendo uno de ellos el del desempleo. Como resulta de la historia que relatan Acemoglu y Johnson en su reciente libro Power and Progress (Nuestra milenaria lucha sobre tecnolog铆a y prosperidad) cualquier desarrollo tecnol贸gico puede ser utilizado por quienes lo dominan no solo para su propio enriquecimiento, sino tambi茅n como palanca de poder sobre otras personas. En nuestro caso, las poderosas empresas de producci贸n audiovisual tienen al alcance de la mano una nueva tecnolog铆a, la IAG, capaz no solo de incrementar sustancialmente los m谩rgenes de ganancia de aquellas, sino de desplazar al cubo de basura de la historia a todo un colectivo de personas que viven del trabajo de escribir. Ya no hablamos de la desaparici贸n de trabajos penosos, t贸xicos o peligrosos, lo que puede considerarse un avance social y humano, sino de la desaparici贸n de trabajos maravillosos que dan satisfacci贸n, orgullo y placer a quienes se dedican a ellos.

Es interesante, por ello, acercarse a los contenidos del preacuerdo que versan sobre la utilizaci贸n de la IAG en el trabajo de guionistas. Cabe anticipar que se trata de un conjunto de previsiones contractuales ambiciosas y robustas, lo que no es incompatible con una sensaci贸n de escepticismo acerca del recorrido temporal que puedan tener en el futuro.

La primera cuesti贸n que el preacuerdo despeja es que ni la IA ni la IAG son una persona, por lo que ninguna de estas tecnolog铆as puede ser considerada 鈥済uionista鈥, ni el producto que resulte de ellas puede considerarse 鈥渕aterial literario鈥 a los efectos de la actividad de producci贸n audiovisual. En el caso de que una empresa proporcione a un guionista material producido por medio de IAG que no haya sido previamente publicado o explotado, a fin de que el guionista lo utilice como base para crear material literario, la empresa debe revelar al guionista que aquel material fue producido por medio de IAG, al efecto de que ello no tenga ning煤n impacto reductor en la remuneraci贸n del guionista ni en la atribuci贸n de autor铆a a esta persona. Con ello se consigue que el trabajo de escribir no resulte devaluado moral y econ贸micamente por el hecho de que el escritor deba utilizar como base de su trabajo un sustrato producido por la IAG.

Las mismas reglas se aplican cuando el guionista utilice, con el consentimiento de la empresa, la tecnolog铆a de la IAG en la preparaci贸n del material literario. La utilizaci贸n de la IAG por el profesional no supone considerar el texto como producido por IAG. En cualquier caso, las empresas tienen el derecho a prohibir la utilizaci贸n de la IAG en el trabajo literario de los guionistas. An谩logamente, se proh铆be que las empresas impongan, como condici贸n de empleo, la utilizaci贸n de la IAG por los guionistas, prohibici贸n que solo cubre la IAG espec铆ficamente dirigida a la redacci贸n del texto, no la centrada en labores complementarias o accesorias o anal铆ticas, como el control de plagio o la detecci贸n de vulneraciones de derechos de autor.

Las empresas se comprometen, adem谩s, a no publicar o explotar el material producido por IAG con el prop贸sito de eludir la aplicaci贸n de todas estas provisiones. 

Lo esencial del acuerdo son, por tanto, los tres siguientes contenidos:

  • La prohibici贸n para la empresa de imponer la utilizaci贸n de la IAG al guionista en su trabajo de redacci贸n.
  • La obligaci贸n de revelar la naturaleza 鈥渁rtificial鈥 del texto que se proporcione como base al guionista, con la consiguiente indemnidad econ贸mica de este.
  • La potestad de las empresas de prohibir a los guionistas la utilizaci贸n de la IAG en el trabajo de redacci贸n de los textos.

Se trata, ciertamente, de reglas ambiciosas, que tratan de atajar dos riesgos de la IAG: el riesgo de devaluaci贸n econ贸mica del trabajo del guionista, devaluaci贸n que podr铆a derivarse del hecho de considerar el material generado por IA como material previo para el trabajo personal; y el riesgo del desempleo del guionista, al pr谩cticamente vedarse la posibilidad de utilizar la IAG como alternativa al trabajo humano.

La propia ambici贸n de estas disposiciones deja un poso de escepticismo, que es evidente en el propio preacuerdo, concretamente cuando las partes admiten que el paisaje legal alrededor del uso de la IAG es incierto y cambia a toda velocidad. Las partes mencionan, en particular, los derechos que puedan surgir del hecho de que el material literario de los guionistas pueda ser objeto de explotaci贸n en el proceso de entrenar, informar o de cualquier otro modo desarrollar los sistemas o programas de IAG.

A la vista de la obvia inestabilidad de la tecnolog铆a en cuesti贸n y del derecho sobre su utilizaci贸n, alcance y limitaciones, es probable que las disposiciones ahora acordadas deban ser revisadas en un futuro nada lejano. El control de lo acordado por parte de las asociaciones representativas de los guionistas, que es un derecho en el sistema legal presidido por la Ley federal de Relaciones Laborales (National Labor Relations Act), no excluye que en el nivel de cada empresa pueda establecerse una interlocuci贸n o consulta entre la direcci贸n de la empresa y dichas asociaciones, que el preacuerdo tasa en una periodicidad al menos semestral, con vistas a discutir y revisar la informaci贸n relativa a la utilizaci贸n y a los planes de utilizaci贸n por parte de la empresa de la IAG en el desarrollo y producci贸n cinematogr谩fica.

En mi opini贸n, el preacuerdo sobre la utilizaci贸n de la IAG se asienta en un principio de reparto equitativo del valor que aporta esta nueva tecnolog铆a al proceso de producci贸n audiovisual. En lugar de que sean las empresas las que se apropien de la totalidad del valor tecnol贸gicamente a帽adido -siguiendo el patr贸n hist贸rico-, este se distribuye entre las productoras -que pueden aprovecharlo para conseguir mayores niveles de eficiencia en la producci贸n- y los guionistas -quienes no solo mantienen sino que incrementan sus remuneraciones-, haciendo de la IAG, hasta cierto punto, una innovaci贸n econ贸micamente no perjudicial para ellos. Se reducen, de este modo, los riesgos tanto de p茅rdida de empleo como de deterioro de su calidad.

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electr贸nico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para m谩s informaci贸n, revisa nuestra pol铆tica de privacidad, donde encontrar谩s m谩s informaci贸n sobre d贸nde, c贸mo y por qu茅 almacenamos tus datos.

Lee m谩s

Suscr铆bete a nuestro blog

y recibe en tu correo nuestras entradas

Tambi茅n en nuestro blog...

Office table

Contacta
con nosotros

Licencia

El contenido de este blog se publica bajo una聽Reconocimiento-CompartirIgual 4.0聽. Esto significa que puedes reutilizar nuestros contenidos siempre que reconozcas la autor铆a, enlaces al blog original y no hagas un uso comercial sin autorizaci贸n previa, expresa y por escrito del autor.