Corresponsabilidad y pensiones de los hombres: a vueltas con el complemento para la reducción de la brecha de género y con el complemento de maternidad

Corresponsabilidad y pensiones de los hombres: a vueltas con el complemento para la reducción de la brecha de género y con el complemento de maternidad

Comparte este post

El tradicional reparto de roles productivo y reproductivo entre hombres y mujeres ha hecho que en ocasiones la discriminación que pudiera sufrir el hombre vinculada a responsabilidades familiares se produjera por la vía de la discriminación refleja. Esto es, aquel tipo de discriminación que hace referencia no al trato desfavorable que sufren aquellas personas por su pertenencia a un colectivo victimizado, sino porque se las relaciona de alguna manera con otra u otras personas que sí pertenecen a alguno de estos grupos sociales. Buen ejemplo de ello es la reciente STSJ Galicia 16 julio 2021 que declara nulo el despido de un padre al considerar que ha sido producido de forma refleja por el embarazo y parto de su mujer y las consecuencias legales que conlleva. Supuestos de este tipo poden de manifiesto situaciones de desamparo legal debido a que la persona discriminada no se encuentra catalogada dentro de un colectivo susceptible de serlo y, por tanto, protegido.

Al margen de ello, en los últimos tiempos localizamos pronunciamientos judiciales y normativos dirigidos a la protección del hombre discriminado en atención a sus responsabilidades familiares. Como es conocido, el punto de arranque ha de situarse en la STC 26/2011, del 14 de marzo que estimaría la vulneración del derecho de no discriminación por circunstancias familiares de un padre al que denegaron el derecho a realizar su jornada laboral en horario nocturno por guarda de hijo. En esa negativa la empresa no habría valorado su necesidad para conseguir un reparto equilibrado de responsabilidades familiares o cuáles fueron las dificultades organizativas que su reconocimiento podría ocasionar al centro de trabajo. Para el TC la prohibición de discriminación entre mujeres y hombres (art. 14 CE), que postula como fin y generalmente como medio la parificación, impone erradicar de nuestro ordenamiento normas o interpretaciones de las normas que puedan suponer la consolidación de una división sexista de papeles en las responsabilidades familiares. Así lo entendió la STJUE 30 septiembre de 2010 (Asunto Roca Álvarez) al considerar que la exclusión de los padres trabajadores del disfrute del permiso de lactancia cuando la madre del niño no tiene la condición de trabajadora por cuenta ajena (art. 37.4 LET) constituía una diferencia de trato por razón de sexo no justificada que se opone a los arts. 2 y 5 de la Directiva 76/207/CEE. Y ello porque tal exclusión no constituía una medida que tuviera como efecto eliminar o reducir las desigualdades de hecho que pudieran existir para las mujeres en la realidad de la vida social…, ni una medida tendente a lograr una igualdad sustancial y no meramente formal al reducir las desigualdades de hecho que puedan surgir en la vida social, y sí, en cambio, una medida que podía «contribuir a perpetuar un reparto tradicional de funciones entre el hombre y la mujer, al mantener a los hombres en una función subsidiaria de las mujeres respecto al ejercicio de su función parental». En definitiva, la dimensión constitucional de todas aquellas medidas normativas tendentes a facilitar la compatibilidad de la vida laboral y familiar de los trabajadores, tanto desde la perspectiva del derecho a la no discriminación por razón de sexo o por razón de las circunstancias personales (art. 14 CE), como desde la del mandato de protección a la familia y a la infancia (art. 39 CE), ha de prevalecer y servir de orientación para la solución de cualquier duda interpretativa en cada caso concreto, habida cuenta de que el efectivo logro de la conciliación laboral y familiar constituye una finalidad de relevancia constitucional fomentada en nuestro ordenamiento (Ley 39/1999, LO 3/2007, RD Ley 6/2019, RD Ley 901/2020).

Desde esta conciliación se avanza hacia el derecho de las personas trabajadoras, mujeres y hombres, a ejercer la corresponsabilidad de la vida personal, familiar y laboral y este ejercicio corresponsable en la asunción de las obligaciones familiares tiene su correlato necesario en materia de pensiones. Si las normas reconocen compensaciones en esta materia para las mujeres también deberían hacerlo en el mismo sentido para los hombres, siendo contrario a la igualdad de trato en caso contrario. En el contexto de este debate situamos esta entrada en la que tratamos algunas cuestiones controvertidas en torno al complemento de maternidad por aportación demográfica sustituido en febrero de 2021 por el complemento de pensiones contributivas para la reducción de la brecha de género. Complementos estos de reciente incorporación que, sin embargo, han sido objeto, pese a su juventud, de interesantes pronunciamientos judiciales a nivel comunitario e interno que, a buen seguro seguirán planteándose al no haber despejado el nuevo régimen jurídico muchas de las dudas sobre su impacto o no en la igualdad de trato (diferente régimen y requisitos para hombres y mujeres).

Así lo entendería la STJUE 12 diciembre de 2019  que partiendo del reconocimiento de la dificultad de equilibrar las medidas de acción positiva en materia de seguridad social con el principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres, declara discriminatoria la regulación del complemento de maternidad prevista desde el 1 de enero de 2016 en el art. 60 TRLGSS, (Ley 48/2015) en la medida que premiaba exclusivamente por su aportación demográfica a las mujeres que habían sido madres de dos o más hijos. En la medida en que aquella aportación demográfica a la Seguridad Social es predicable tanto de mujeres como de hombres (porque tanto la procreación como la responsabilidad en el cuidado, atención, alimentación y educación de los hijos son predicables de toda persona que pueda tener la condición de madre o de padre), no puede sin más negarse el complemento de pensión a los hombres que se encuentren en igual situación.

Este complemento, que estuvo en vigor del 1 de enero de 2016 al 3 de febrero de 2021 (viéndose sustituido a partir del 4 de febrero de 2021 por el complemento de pensiones contributivas para la reducción de la brecha de género, infra) se proyectaba, por tanto, tras el pronunciamiento del tribunal comunitario también a los hombres padres que podrían reclamar el complemento acreciendo su pensión entreun 5% y un 15%. La STS 17 febrero 2022 incorpora ahora una importante precisión que reconoce los efectos retroactivos de los derechos económicos de los padres no limitados a diciembre de 2019 (fecha en la que el TJUE declaró los efectos discriminatorios del complemento). Para el TS aquel incremento se ha de reconocer desde «el momento de producción de las consecuencias jurídicas anudadas a la prestación debatida>> y situarse en el <<acaecimiento del hecho causante», y ello siempre que se reunieran los requisitos exigidos por la norma que dio lugar al complemento, pues <<también a los hombres que reunieran dichos requisitos se les tendría que haber reconocido el complemento que solo se reconoció a las mujeres>>.

Así, al igual que las mujeres, todos aquellos hombres pensionistas que teniendo dos o más hijos hubieran accedido entre aquellas fechas a pensiones contributivas de jubilación forzosa, viudedad o incapacidad permanente, tendrían derecho al cobro del complemento de maternidad -con carácter retroactivo- que ascenderá a un 5% al haber sido padre de dos hijos, 10% si lo es de tres y 15% en el supuesto de serlo de cuatro o más hijos, con intereses legales y revalorizaciones. En cuanto a la limitación temporal referida (pensiones causadas del 1.1.2016 a 3.2.2021), el ATC 89/2019, de 16 de julio, declararía que el art. 14 CE no impide el distinto tratamiento temporal de situaciones iguales, motivado por la sucesión normativa, porque no exige que se deba dispensar un idéntico tratamiento a todos los supuestos con independencia del tiempo en que se originaron o produjeron sus efectos. Junto a ello, nos situaríamos ante una cuestión vinculada a la libertad de configuración de la que goza el legislador para determinar los efectos temporales de la norma, tarea en la cual no ha establecido un criterio injustificado o irrazonable, sino que, en una decisión que se ajusta a los principios generales de derecho transitorio de la Seguridad Social y a la regla general de irretroactividad de las leyes del art. 2.3 del CC, ha optado por establecer el momento a partir del cual el incremento de la concreta prestación surtiría efecto.

A pesar de que la STJUE de diciembre de 2019 solo se refiriera al carácter discriminatorio del art. 60 TRLGSS, la DA 18ª de la Ley de Clases Pasivas del Estado establecía también el complemento de maternidad de las mujeres funcionarias y en la medida que se trataba de regulaciones idénticas, incurrían en idéntica vulneración del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de Seguridad Social. Así lo entendería la STS 25 noviembre 2021 afirmando que la regulación contenida en la DA 18ª de la Ley de Clases Pasivas del Estado “debe interpretarse como contrario a la Directiva 79/7/CEE y discriminatorio, por no reconocerse a los hombres en situación idéntica el complemento en cuestión” (previamente, en el mismo sentido STSJ Madrid 20 julio 2021, en sentido contrario, sentencia  17 junio 2020 que casaría la sentencia del TS).

El complemento de maternidad del art. 60 TRLGSS sería sustituido por el complemento de pensiones contributivas para la reducción de la brecha de género que incorpora en aquel precepto elRD Ley 3/2021. Las mujeres que hayan tenido uno o más hijos o hijas y que sean beneficiarias de una pensión contributiva de jubilación, de incapacidad permanente o de viudedad, tendrán derecho a un complemento por cada hijo o hija, debido a la incidencia que, con carácter general, tiene la brecha de género en el importe de las pensiones contributivas de la Seguridad Social de las mujeres. Así, para estas, la brecha de género se presume siempre: el cuidado de ese hijo o hijos ha influido en el importe a percibir en concepto de pensión, sin necesidad de prueba o requisito alguno. Ahora bien, el derecho al complemento por cada hijo o hija se reconocerá o mantendrá a la mujer siempre que no medie solicitud y reconocimiento del complemento en favor del otro progenitor y si este otro es también mujer, se reconocerá a aquella que perciba pensiones públicas cuya suma sea de menor cuantía.

En el supuesto de los hombres, sin embargo, que tengan o hayan adoptado uno o más hijos, esa brecha de pensiones derivada de la dedicación a su cuidado no se presume, sino que solo pueden acceder al complemento en alguna de las situaciones siguientes y cumpliendo ciertos requisitos (condiciones fijadas en el precepto (art. 60.1 1ª a 4ª TRLGS).: a) Causar una pensión de viudedad por fallecimiento del otro progenitor por los hijos o hijas en común, siempre que alguno de ellos tenga derecho a percibir una pensión de orfandad. Por tanto, si existen hijos en común (naturales o adoptados) pero ninguno de ellos tiene derecho a percibir la pensión de orfandad (por edad o por no tener un determinado grado de incapacidad) no se cobrará este complemento o b) Causar una pensión contributiva de jubilación o incapacidad permanente y haber interrumpido o haber visto afectada su carrera profesional con ocasión del nacimiento o adopción.

El importe del complemento por hijo o hija se fijará en la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado y la cuantía a percibir estará limitada a cuatro veces el importe mensual fijado por hijo o hija y será incrementada al comienzo de cada año en el mismo porcentaje previsto en la correspondiente Ley de Presupuestos para las pensiones contributivas. Para el año 2022 la cuantía se fija, con un hijo 28 €/ mes (392 €/año), con dos hijos 56 €/mes (784 €/año), con tres hijos 84 €/mes (1.176 €/año) y con  cuatro o más hijos 112 €/mes (1.568 €/año).

Se fijan, además, otra serie de reglas:

– Cada hijo o hija dará derecho únicamente al reconocimiento de un complemento. A efectos de determinar el derecho al complemento, así como su cuantía, únicamente se computarán los hijos o hijas que con anterioridad al hecho causante de la pensión correspondiente hubieran nacido con vida o hubieran sido adoptados. Expresamente se recoge ahora en la ley el criterio mantenido por el Criterio de Gestión 35/2021, de 2 de diciembre de 2021 en relación a que el complemento de maternidad era único y solo podría ser reconocido a uno de los progenitores (sobre la cuestión, STSJ Extremadura 24 marzo 2022).

– No se reconocerá el derecho al complemento al padre o a la madre que haya sido privado de la patria potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial. Tampoco se reconocerá el derecho al complemento al padre que haya sido condenado por violencia contra la mujer, en los términos que se defina por la ley o por los instrumentos internacionales ratificados por España, ejercida sobre la madre, ni al padre o a la madre que haya sido condenado o condenada por ejercer violencia contra los hijos o hijas.

– No se tendrá derecho a este complemento en los casos de jubilación parcial, a la que se refiere el art.215 y el apartado sexto de la DT 4ª TRLGSS. No obstante, se reconocerá el complemento que proceda cuando desde la jubilación parcial se acceda a la jubilación plena, una vez cumplida la edad que en cada caso corresponda. Ya no se aplica, por tanto, la exclusión de los supuestos de jubilación voluntaria del anterior complemento de maternidad (sobre la constitucionalidad de aquella exclusión, ATC 114/2018, de 16 de octubre).

– Además, el complemento será satisfecho en catorce pagas, junto con la pensión que determine el derecho al mismo.

.

3 comentarios en «Corresponsabilidad y pensiones de los hombres: a vueltas con el complemento para la reducción de la brecha de género y con el complemento de maternidad»

  1. Buenos días.
    He tenido cinco hijos pero en dos matrimonios. En mi primer matrimonio tuve 4 hijos, desgraciadamente, mi segunda hija falleció. Un hijo de mi segundo matrimonio y estoy jubilado desde diciembre de 2.017. Tengo derecho a solicitar el complemento por maternidad si mi primera mujer está cobrando el complemento por los hijos que tuvimos?????
    Muchas gracias por la ayuda.
    Javier.

    Responder
  2. Buenas noches, pues yo creo que se comete una injusticia con mi marido y conmigo, yo solo cotice 3 años , porque me dedique a cuidar a mis hijos y solo cuando el pequeño tenia 16 años , me puse a trabajar, me fui al paro y por la edad no he podido trabajar más y mi marido se jubilo en Septiembre del 21 , al igual que una compañera que trabajo los mismos días que el, y que se lo dieron inmediatamente, a mi marido ni le han contestado un año después y el si que tuvo que renunciar a comprometerse más en el colegio donde daba clase, porque yo he tenido embarazos con reposo y tuvo que cuidar de mi y de nuestros hijos. En nuestra pensión ninguno vera ese complemento.
    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Lee más

Suscríbete a nuestro blog

y recibe en tu correo nuestras entradas

También en nuestro blog...

Office table

Contacta
con nosotros