Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

El 20 de abril de 2022 será, probablemente, una de esas fechas que quedarán grabadas en nuestras memorias, como grabada se quedó el 11 marzo de 2020. Pero la diferencia, obviamente, entre una y otra es fundamental. El 20 de abril de 2022 pasará a la historia como la fecha en la que, tras dos años, dejamos de tener que utilizar de forma obligatoria la mascarilla en los espacios interiores, lo que significa que, realmente, es el día a partir del cual, podremos dejar de usar la mascarilla, prácticamente en todos los casos, volviendo a nuestra «vieja normalidad». Pero la pregunta es: ¿realmente hemos vuelto a la vieja normalidad»?. La respuesta parece clara. No. Y es que han pasado muchas cosas estos dos años como para hacer «borrón y cuenta nueva». Sin ir más lejos, el número de muertes por Covid19 en España (103.721 personas a fecha de 17 de abril de 2022), o el numero de casos Covid19 en España (11.736.893 personas a fecha de 17 de abril de 2022), nos recuerdan que nuestras vidas ya no serán iguales.

La manifestación más clara de que no hemos vuelto a la «vieja normalidad» es la norma publicada ayer sobre la obligatoriedad de uso de mascarillas, aunque se trata de un gran avance en la evolución de la pandemia. El RD 286/2022, de 19 de abril por el que se modifica la obligatoriedad del uso de mascarillas durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19, viene a modificar los supuestos de obligatoriedad de uso de las mascarillas que, hasta ahora, se recogían en el RD 115/2022, de 8 de febrero, que ha quedado derogado. Básicamente, el nuevo RD elimina la obligación de uso de mascarillas en los espacios cerrados de uso publico o en los espacios que se encuentren abiertos al publico, pero mantiene la obligación de uso de mascarillas en los medios de transporte, y establece la misma obligación para los centros, servicios y establecimientos sanitarios, y para los centros socio-sanitarios. Hasta aquí, todo bien. Pero ¿qué pasa con el uso de las mascarillas en los centros de trabajo?; ¿Pueden las empresas obligar a sus trabajadores a que sigan usando la mascarilla en sus puestos de trabajo?.

Pues en este concreto punto, la cuestión se ha complicado. Según las noticias que hemos podido leer en prensa, los servicios de prevención serán los que decidan los supuestos en los que habrá que seguir usando mascarilla en los centros de trabajo, con base en sus evaluaciones de riesgos. Sin embargo, esta afirmación no se encuentra en el articulado de la norma que se ha aprobado. Tan solo observamos una referencia al uso de las mascarillas en el entorno laboral en la Exposición de Motivos de la norma, que, recordemos, no genera ni obligaciones, ni deberes, ni derechos. Por tanto, la primera apreciación que debemos hacer es que las mascarillas han dejado de ser obligatorias en los centros de trabajo (no en los centros sanitarios o socio-sanitarios, ni en el ámbito de los medios de transporte de personas), pero no porque lo diga expresamente el RD, sino porque los centros de trabajo no son una excepción de las reguladas en el artículo único de la referida norma. La segunda apreciación, es que, como consecuencia de lo anterior, no hay ninguna obligación legal derivada de esta nueva normativa, ni para las empresas, ni para los servicios de prevención (ya sean propios o ajenos), de tener que tomar decisiones sobre la necesidad o no de uso de mascarillas en sus centros de trabajo.

Cuestión diferente es que aún se mantenga vigente el art. 7 de la Ley 2/2021, de 29 de marzo de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, como parece que así sigue siendo. Así pues, conforme a este precepto, en su apartado 1, «las empresas deberán adoptar medidas de ventilación, limpieza y desinfección adecuadas a las características e intensidad de uso de los centros de trabajo (…); poner a disposición de los trabajadores agua y jabón, o geles hidroalcohólicos (…); adaptar las condiciones de trabajo, incluida la ordenación de los puestos de trabajo y la organización de los turnos, así como el uso de los lugares comunes de forma que se garantice el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 metros entre los trabajadores. Cuando ello no sea posible, deberá proporcionarse a los trabajadores equipos de protección adecuados al nivel de riesgo; adoptar medidas para evitar la coincidencia masiva de personas, tanto trabajadores como clientes o usuarios, en los centros de trabajo durante las franjas horarias de previsible mayor afluencia; y adoptar medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del uso del teletrabajo cuando por la naturaleza de la actividad laboral sea posible». Por tanto, las empresas estarán obligadas a seguir tomando las medidas adecuadas para la protección de las personas trabajadoras evitando los contagios en los centros de trabajo. Para ello, la norma antepone, siguiendo los principios preventivos, la protección colectiva a la individual (como bien estableció la Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Benidorm de 17 de enero de 2022, precisamente con ocasión de la valoración del incumplimiento de normas de prevención por Covid19). En el marco de este precepto, se prevé la obligación de proporcionar a los trabajadores equipos de protección (no solo individuales) adecuados al nivel de riesgo. Si bien no se mencionan expresamente las mascarillas, debemos entender como parte de esos equipos de protección adecuados, las mascarillas. En este sentido, ante la imposibilidad o dificultad de cumplir con el resto de medidas preventivas, se podría mantener la obligatoriedad de uso de mascarillas, cuando así quedara justificado. Ahora bien, también debemos tener presente que si el art. 7 parece que mantiene su vigencia y efectos (aunque con dudas respecto al apartado 2 y 3 del mismo), el art. 6.1 y 6.2 sí ha quedado sin efecto, por lo que la eliminación de la obligación de uso de mascarillas en espacios cerrados, incluidos los centros de trabajo, parece clara, también por esta vía. 

Teniendo en cuenta este panorama normativo, que presenta varias dudas interpretativas y a falta de aclaración por parte del legislador, ya se ha actualizado el Procedimiento para la actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la Exposición al Sars-Cov-2. Precisamente este documento, que sirve de referencia interpretativa para la aplicación de las normas Covid19 en el ámbito de la prevención de riesgos en las empresas, ha establecido en su apartado 3.3 que en el entorno laboral, de manera general, no será obligatorio el uso de la mascarilla, pero ha diferenciado dos escenarios posibles. El primero, el escenario de uso obligatorio de mascarilla para los trabajadores de los centros sanitarios, socio-sanitario y los trabajadores de los medios de transporte de personas; y por otro lado, el segundo escenario, de uso responsable de mascarillas para las personas trabajadoras de grupos vulnerables (mayores de 60 años, inmunodeprimidos por causa intrínseca o extrínseca y embarazadas), y para las personas trabajadoras relacionadas con ámbitos vulnerables (centros, servicios y establecimientos sanitarios, centros socio-sanitarios, centros de día que prestan asistencia sanitaria, centros penitenciarios -que se mantiene con efecto por el art. 6.3 Ley 2/2021-, y otros centros con personas institucionalizadas).

Por otro lado, los servicios de prevención asesorarán a las empresas en base a los resultados de las evaluaciones de riesgos que realicen, donde se tendrán en cuenta algunos factores de riesgo con incidencia sobre la posible propagación de la Covid19: la ventilación, el nivel de ocupación, el tiempo de permanencia en el centro, la actividad que se realice, las condiciones de temperatura y humedad, la utilización de espacios comunes, la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros y la existencia de personas vulnerables en el puesto de trabajo. La decisión sobre la evaluación de estos elementos y factores de riesgos parece que ha tomado como base referencial las Recomendaciones sobre el uso de mascarillas en espacios interiores del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de 12 de abril de 2022, que expresamente hace mención a «entornos laborales distintos de los citados», donde coinciden muchas personas en un mismo espacio, y por tanto, donde la probabilidad de transmisión puede ser alta. Al respecto, el Consejo recomienda que, en el entorno laboral, con carácter general, no sea preceptivo el uso de mascarillas, pero recuerda que la evaluación de riesgos, permitirá tomar decisiones sobre las medidas preventivas adecuadas, incluido el posible uso de mascarillas.

Varios son los interrogantes que aún nos quedan sobre esta nueva realidad. Si el art. 7 de la Ley 2/2021 se dejara sin efecto, ¿seguiría teniendo sentido que la Covid19 fuera tratada como un riesgo laboral a efectos de la gestión de la seguridad y salud laboral en las empresas?; ¿Qué ocurrirá cuando una empresa decida que sus trabajadores no tienen que llevar mascarilla, y un trabajador o grupo de trabajadores decida que quiere llevarla?; ¿y al contrario?; ¿Deberá primar, en todo caso, el principio de precaución?; ¿y el principio de auto-protección?, ¿Se abre una nueva etapa para los servicios de prevención y su intervención más allá de los riesgos estrictamente laborales? Lo que parece evidente, es que esto es una «nueva normalidad» donde la prevención de riesgos laborales va a jugar un papel fundamental, que, por otro lado, ya se ha dejado ver a lo largo de la pandemia a través de la importante labor que han realizado los Servicios de Prevención.

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Lee más

Suscríbete a nuestro blog

y recibe en tu correo nuestras entradas

También en nuestro blog...

Office table

Contacta
con nosotros