Lo que ha puesto en evidencia la pandemia. ¿es necesario un permiso retribuido para cuidados familiares?

Lo que ha puesto en evidencia la pandemia. ¿es necesario un permiso retribuido para cuidados familiares?

Comparte este post

Esta última ola de la pandemia ha vuelto a poner “de moda” las necesidades de conciliación de los progenitores, en este momento a causa de la COVID, cuando los hijos enferman o están confinados. En los primeros momentos, cuando se cerraron los centros escolares y los menores tuvieron que seguir su actividad académica desde sus hogares, a los progenitores se les plantearon importantes problemas de conciliación, cuando tenían que acudir a su puesto de trabajo por desarrollar una actividad esencial; pero, asimismo, cuando teletrabajaban, porque no hay que olvidar que el teletrabajo es una forma de organizar la prestación de servicios, y no una medida de conciliación. Sobre esta cuestión, se puede consultar la entrada en el Foro de la profesora Nieto, titulada “¿Está la legislación laboral preparada para el cierre de los centros educativos? Algunas respuestas dadas por el RD Ley 8/2020”. En aquel momento ya se analizaba el Plan MECUIDA, todavía vigente. Varios son los instrumentos regulados para abordar esta situación coyuntural. Se reconoce el derecho al teletrabajo a las personas trabajadoras por cuenta ajena, que acrediten deberes de cuidado respecto del cónyuge o pareja de hecho, o a los familiares por consanguinidad hasta el segundo grado, así como a la adaptación y/o a la reducción de su jornada, cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con la COVID-19. Más adelante, el profesor Goerlich, en su entrada “Vuelta al cole en el contexto de la COVID-19: problemas de conciliación de la vid laboral y familiar”, analizaba la situación en la que se encontraban los progenitores en el momento en que, superados los peores momentos de la pandemia, los menores volvían a las clases presenciales. Este análisis del Plan MECUIDA en esta segunda etapa sigue siendo aplicable a la situación actual, por lo que la autora remite a su lectura. En todo caso, las medidas mantienen los mismos inconvenientes: el teletrabajo implica trabajar y no cuidar, y el resto llevan a la pérdida de la retribución.

En el ámbito jurisprudencial, recientemente el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Logroño ha reconocido en sentencia de 17 de diciembre de 2021 (sentencia 248/2021) el derecho de un funcionario interino de la Administración de Justicia de La Rioja a disfrutar de un permiso laboral retribuido para cuidar de su hijo menor de edad que había sido confinado al estar en contacto estrecho con compañeros de clase contagiados por la Covid-19, en un supuesto donde el teletrabajo no era posible. Este empleado tuvo que utilizar sus días de vacaciones para hacerse cargo de su hijo durante ese período.

Los medios de comunicación se han hecho eco de dicha sentencia, que ha reconocido el derecho a disfrutar del permiso por “deber inexcusable de carácter personal” de acuerdo con el Estatuto Básico del Empleado Público, la obligación de velar por los hijos menores que establece el Código Civil y una Orden del Ministerio de Justicia, la 504/2020, que se había publicado durante los primeros momentos de la pandemia para proteger a los empleados de justicia en situaciones similares a las descritas.

No obstante, si bien la sentencia, en plena nueva ola de la pandemia, es aplicable a las personas trabajadoras de la Administración Pública, no lo es en el ámbito del sector privado, pero, en general sí ha servido para poner en evidencia, una vez más, la dificultad de atender necesidades puntuales de cuidado de los hijos. Y esto no solo para estos momentos, sino en general cuando los menores enferman, sobre todo los más pequeños, y no pueden acudir a sus centros escolares. La utilización de las vacaciones no parece la mejor solución, sobre todo teniendo en cuenta que la principal medida de la prevención de riesgos es el descanso y si se emplean estos días para el cuidado de hijos, no se está cumpliendo esta finalidad.

En general, en estas circunstancias existen escasos mecanismos legales para que los progenitores se hagan cargo de los cuidados, sin perder su salario. Existe una solución pensada para dar respuesta a las situaciones de enfermedad grave o cáncer, que consiste en la reducción de la jornada, con el beneficio correspondiente de una prestación de la Seguridad Social en sustitución de la retribución pérdida. Tampoco ni la reducción de jornada, ni la adaptación de la misma por razones de cuidado, parece que busquen dar respuestas a estas necesidades, sino que se dirigen a situaciones de más larga duración. Si bien es verdad que en ocasiones la negociación colectiva se hace eco de estas circunstancias y recoge permisos, remunerados o no, en la mayoría de los casos se refieren a ausencias por acompañamiento de hijos a médicos más que situaciones de enfermedad o cuidados puntuales. Así, no existen mecanismos generales para que las personas trabajadoras atiendan a esas otras situaciones más concretas de enfermedades puntuales que obligan a los menores a permanecer en casa.

Desde la Unión Europea se pone de manifiesto la necesidad de regular este tipo de mecanismos.  El principio 9 de los Pilares Sociales de la Unión Europea pone su acento en la necesidad de regular permisos adecuados, acuerdos sobre jornadas flexibles y acceso a los servicios de cuidado, haciendo hincapié en que hombres y mujeres deben tener derechos idénticos a permisos con el fin de hacerse cargo de las responsabilidades de cuidado y debe promocionarse que se utilicen por ambos de forma equilibrada. En este sentido, la Directiva 2019/1158, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de junio de 2019, relativa a la conciliación de la vida familiar y vida profesional de los progenitores y de los cuidadores, recoge un permiso para cuidadores que los Estados miembros adoptarán para garantizar que cada trabajador tenga derecho a disfrutar de un permiso para cuidadores de cinco días laborables al año por persona trabajadora.

En este contexto, hace unos días se anunciaba desde el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que, en Libro Blanco previo a la Ley de Familias, que se está preparando, se va a incluir un permiso de cuidado remunerado de, al menos 7 días, al año, tanto para atender a los hijos como a los progenitores u otros convivientes. Lo que no se ha indicado es quién va a asumir la retribución del permiso, ni cómo se gestionará.

Siendo necesario solventar esta situación descrita, y dando la bienvenida al permiso, sin embargo, en su regulación es esencial buscar la mejor forma para evitar la carga económica y de gestión a las empresas, en un país cuyo tejido empresarial está formado principalmente por PYMES, castigadas por los efectos de la pandemia, así como la carga de trabajo añadida que pueden suponer estas faltas para el resto de las personas trabajadoras. Por otro lado, también es importante no generar un efecto indirecto perverso, como puede ser que las trabajadoras sean las que utilicen dicho permiso, como suele ser usual, y finalmente revierta en acrecentar la desigualdad en su contratación y promoción.

1 comentario en «Lo que ha puesto en evidencia la pandemia. ¿es necesario un permiso retribuido para cuidados familiares?»

  1. Ese fabuloso permiso tiene una falta importante. Convivientes… Se olvida de los mayores, abuelos, tíos mayores que no tienen hijos que les atiendan, viven solos porque aún son independientes, pero cuando caen enfermos ¿Quién les cuida? Con la ley de dependencia pasa igual, si la asistencia es de un conviviente DNA ayuda pero si cada uno vive en su casa y se le atiende diariamente búscate la vida, y tampoco se les puede ingresar en una residencia si no quieren pero si no se les atiende es abandono…

    Responder

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Lee más

Suscríbete a nuestro blog

y recibe en tu correo nuestras entradas

También en nuestro blog...

Office table

Contacta
con nosotros